La cantidad de puestos de trabajo vacantes (puestos sin cubrir) disminuyó a 10.6 millones el último día hábil de noviembre,  según ha informado hoy la Oficina de Estadísticas Laborales de EEUU. Esto es una caída de 400,000 vacantes respecto a los 11 millones del pasado mes. Por otro lado, las contrataciones cambiaron poco hasta las 6.7 millones y las personas que decidieron abandonar su trabajo aumentaron hasta un total de 6.3 millones.

JOLTS

Este fenómeno (personas que dejan su empleo) conocido como la ‘Gran Reununcia’ sigue mostrando datos sorprendentes: la tasa de abandonos aumentó hasta el 3%, igualando su récord histórico. Los trabajadores americanos abandonan su trabajo porque encuentran otros puestos con mejores condiciones, lo que sigue evidenciando que las empresas americanas se encuentran inmersas en una lucha por atraer trabajadores.

Hay que recordar que la economía de EEUU decepcionó en diciembre al generar solo 210,000 puestos de trabajo durante el mes de noviembre, cuando la tasa de desempleo se redujo al 4.2%. El consenso esperaba que la economía sumase al menos 400,000 empleos y el desempleo se redujera al 4.4%. Un chasco que llegó acompañado de una revisión al alza para los meses de septiembre y octubre, que sumaron 82,000 nóminas más de lo previsto anteriormente.

El último informe de Jolts sugiere que el desequilibrio del mercado laboral puede haber comenzado a mejorar a fines del año pasado, si se debe a una menor demanda en lugar de simplemente a una oferta insuficiente. Los trabajadores todavía están renunciando en un número relativamente alto en un momento en que la participación en la fuerza laboral sigue deprimida, lo que significa que hay un grupo más pequeño de trabajadores dispuestos y capaces para los empleadores que buscan llenar los puestos vacantes. Pero al menos según el informe de November Jolts, la escasez de mano de obra no fue tan grave.

Queda por ver en qué medida la disminución de la demanda laboral es atribuible a los efectos pandémicos temporales. Los datos más recientes no reflejan los efectos de Omicron, pero sí muestran qué esperar cuando la pandemia empeora: caída de la demanda de trabajadores, además del aumento de los renuncias, dice Daniel Zhao, senior economist en Glassdoor.

Los inversores obtienen una visión más actualizada del mercado laboral el viernes, cuando llega el informe de empleo de diciembre. Si ese informe corrobora lo que muestra el informe Jolts (demanda laboral más fría), puede haber una nueva razón para cuestionar el giro agresivo de la Reserva Federal.

Entradas Similares